Runboard.com
You're welcome.
¡Súmate al Grupo de Foro Deep Purple en Facebook!





runboard.com       ¡Regístrate en el Foro!
Nickname: Password:

 
jlescareno Profile
Live feed
Blog
Friends
Miscellaneous info

Administrador Púrpura

Registrado en: 12-2003
Mensajes: 11603
Replicar  Citar
Heavy Metal - Un género subestimado


Un género subestimado

Domingo, 6 de Noviembre de 2005

Por Edgardo Soto Torres

Fuego y humo en el escenario, cuero negro, brazaletes de puyas, actitud ruda, música estruendosa, letras sobre violencia y ocultismo, y una multitud enardecida levantando sus manos y haciendo la señal de los cuernos del diablo. Este cuadro típico de un concierto de heavy metal se presta para la demonización del mismo por parte de religiosos, y para la ridiculización por parte de los críticos de música “serios”. Incluso, dentro de la crítica de rock, el heavy metal ha tenido que forjar sus propias revistas y críticos especializados, pues los “catedráticos” de la crítica de rock miran al metal como un subgénero de poco valor, algo que no se toma en serio. Para éstos, los Beatles siempre serán más sofisticados que Black Sabbath. Sin embargo, desde la década del 90 ha surgido una camada de musicólogos y académicos de la sociología que refutan ese punto de vista.

Autores como Robert Walser, profesor y decano de musicología en UCLA, y la profesora de sociología Deena Weinstein señalan que el heavy metal tiene unas características que le confieren un gran valor artístico y musical. Analizando la música, el vestuario, las letras, el comercio y la subcultura del heavy metal, han deconstruido el género para llevar a un mejor entendimiento del mismo, más allá de la falsa percepción de que es música satánica que lleva a los jóvenes a la perdición y el suicidio. Walser, autor de Running With The Devil - Power, Gender and Madness in Heavy Metal Music, realiza un minucioso análisis del género en todas las facetas mencionadas, de las cuales vale destacar el paralelismo entre el heavy metal y la música clásica.

Es de conocimiento general, al menos para los interesados en el tema, que la música europea de los siglos 18 y 19 (la llamada música clásica) y el heavy metal han cruzado caminos desde finales de los años 60. Jon Lord, tecladista del grupo británico Deep Purple, creó el concepto para el disco Concerto for Group and Orchestra (1969), siendo ésta la primera fusión de orquesta con banda de heavy metal. Y aunque suele asociarse al rock progresivo de grupos como Yes y Emerson, Lake & Palmer, o la utilización de instrumentos como oboes y cuartetos de cuerda por parte de los Beatles, Walser establece que ciertos guitarristas de heavy metal son los responsables de fomentar dicha fusión, provocando que alcanzara su punto de ebullición en los 80 y llevando a la creación del subgénero del metal neoclásico. En años recientes hemos visto colaboraciones de bandas como Metallica, Kiss y Scorpions con orquestas sinfónicas. Como plantea Walser: “Si no comprendemos la influencia de Johann Sebastian Bach en la música de Ozzy Osbourne, ¿realmente entendemos a Bach correctamente?”.

Ritchie Blackmore, guitarrista de Deep Purple, es consistente al nombrar a Bach como influencia. Blackmore admite que la progresión de acordes en Highway Star es una progresión típica de Bach, mientras el solo que ejecutó se trata de arpegios basados en Bach. Más adelante en los 70, el guitarrista estudió cello y creó el grupo Rainbow. La pieza instrumental Difficult to Cure (1981) está basada en la Oda a la Felicidad, del último movimiento de la Novena Sinfonía de Ludwig van Beethoven. En la década del 80 surge Edward Van Halen, quien redefiniría las posibilidades de la guitarra eléctrica como Hendrix lo hiciera antes.

Aunque la música del grupo Van Halen está más bien basada en el blues/rock de los 70, aderezado con las innovaciones del guitarrista que le dan su sabor ochentero, Walser disecta la pieza instrumental Eruption, señalando similitudes entre lo que toca el guitarrista y técnicas del violinista Rodolphe Kreutzer, así como los compositores Bach, Vivaldi y Beethoven. En su análisis, el musicólogo dice haber encontrado que las apropiaciones de la música clásica que hacen los músicos de heavy metal son específicas y consistentes: Bach, no Mozart; Paganini, más que Liszt; Vivaldi y Albinoni en lugar de Monteverdi. Y señala cómo la electrificación de la guitarra le confirió la misma fluidez de sonido que los principales instrumentos virtuosísticos de los siglos 17-18: el órgano y el violín.

A principios de los 80, surgieron dos figuras clave en la apropiación de elementos de la música clásica para el heavy metal. En 1980, Randy Rhoads fue reclutado como guitarrista para la nueva etapa de Ozzy Osbourne como solista. Las influencias de Rhoads incluían a Alice Cooper, Ritchie Blackmore, Van Halen y sus compositores favoritos: Vivaldi y Pachelbel. Desde adolescente se desempeñó como maestro de guitarra y hasta sus últimos días (falleció en el 1982) se mantuvo estudiando guitarra clásica. Walser identifica la apropiación de las progresiones armónicas de Pachelbel en el tema Goodbye to Romance. En general, Walser identifica un aire de música barroca en las composiciones de Rhoads.

En 1984 hace entrada una figura que prácticamente patentizó el subgénero del metal neoclásico: Yngwie J. Malmsteen. Con apenas 21 años de edad, el guitarrista sueco radicado en California lanzó su debut instrumental, Rising Force, en el que hace gala de una velocidad y limpieza en la ejecución sin paralelos. Malmsteen crece influenciado por Ritchie Blackmore, Bach y Niccolo Paganini, virtuoso del violín del siglo 19. Para Walser, Yngwie representa la más cercana aproximación de un guitarrista a la agilidad de un violinista virtuoso. Malmsteen ha desarrollado una carrera que mantiene al día de hoy, ya considerado como pionero del metal neoclásico.

En Puerto Rico, el heavy metal tiene una larga trayectoria de bandas que practican el género desde principios de los 80. Entre ellas se destacan Cardinal Sin, leyendas de la escena subterránea metal de fines de los 80; Non-Point, banda fundada aquí pero desarrollada en Estados Unidos, y la banda de más trascendencia internacional, Puya.

Actualmente, existe un circuito de bandas de heavy metal que graban de forma independiente y recorren el país presentando su música. Conversamos con Athaxia y Dantesco, dos bandas que reclaman la música clásica como parte de sus influencias. Según el vocalista de Athaxia, Ian Ríos, lo que lo cautiva del heavy metal es “la agresividad y la fuerza que proyecta, pero con la elegancia de una ejecución impecable. El metal es música ruidosa, pero a la vez es clásica y melodiosa. Para tocarla tienes que dominar tu instrumento”. Ian cita como influencias a Judas Priest, Bach, Mozart y el poeta William Blake. Eric Morales, vocalista de Dantesco que cuenta con entrenamiento vocal operático, coincide en que “para tocar metal tienes que tener un buen gusto musical, ya que las estructuras musicales y las composiciones son de alta calidad. Es la música que los grandes compositores hubiesen hecho de haber tenido electricidad”.

Athaxia está compuesto por jóvenes entre los 17 y los 25 años, mientras Dantesco cuenta con integrantes entre los 30 y 40 años. Siendo el heavy metal un género con muy poca difusión, y con muy pocos lugares fijos donde presentarse, se destaca el logro de Athaxia al tener vendidas unas mil copias de su disco debut. Dantesco, por su parte, acaba de lanzar su disco De la mano de la muerte, que ha recibido buenas críticas de medios cibernéticos internacionales.

El heavy metal es muy asociado a la violencia en sus letras, y los metaleros boricuas no son la excepción. A pesar de explorar temas como la guerra y el ocultismo, es notable que nunca se ha suscitado una balacera en un show de metal. “Nuestro público sabe diferenciar entre lo que es real y lo que no. Nuestra música puede atacar con violencia ciertos temas, pero no la incita ni la promueve”, expresa Ríos, natural de Cayey. Mientras Morales pregunta retóricamente, “¿qué es más satánico: una portada de un cd con un monstruo al frente, o uno cantándoles a los jóvenes que anden con su arma encima, faltándoles el respeto a las mujeres y glorificando la vida fácil?”.

Así se mueve todo un circuito de bandas de heavy metal boricua desde hace más de 20 años, de forma subterránea pero constante. Son músicos que no se dejan llevar por las modas musicales y, aunque no rechazarían el éxito masivo, no están dispuestos a ceder sus criterios musicales en aras de ello. No viven de la música; viven por la música.

Fuente: Revista Domingo de Puerto Rico

---
"In my dark and whispering room
Memories still bring me a numbness to my feelings..."
16/11/2005, 1:06 Link to this post Enviar Email   Enviar Mensaje
 
Arielpurple Profile
Live feed
Blog
Friends
Miscellaneous info

Perfect Stranger

Registrado en: 11-2005
Mensajes: 15
Replicar  Citar
Re: Heavy Metal - Un género subestimado


 Es verdad que es un genero a veces subestimado, pero creo que lo es por un prejuicio que muchas veces, algunas bandas del genero han ayudado a crecer, al menos desde la moda o desde una falsa manera de hacer filosofia de vida de lo que debe ser "la vida heavymetal", creo que lo que verdaderamente importa es la musica, es lo primero que cuenta, y ninguno que tenga el oido o el conocimiento suficiente de musica puede negar que este estilo es uno de los mas ricos en armonias, melodias, contratiempos y, a mi manera de ver, uno de los aspectos mas importantes, que es el sentimiento, la expresividad, basta escuchar algun tema de Maiden, Rainbow, Purple, solo por nombrar algunos y compararlos con lo que se escucha por radio o television en su mayoria de veces...sin palabras.
17/11/2005, 19:29 Link to this post Enviar Email   Enviar Mensaje
 


Responder





Aún no has ingresado tu clave (Login)
free web hit counter
Estadisticas Gratis